Información

Traición

Traición

El adulterio, o adulterio, es el coito voluntario de una persona casada y otra que no sea su cónyuge. La definición de traición se interpreta de diferentes maneras en diferentes sistemas legales. En la historia de la humanidad, la traición siempre ha sido severamente castigada. Algunos países incluso utilizaron la pena de muerte.

La esencia del engaño es que las personas tratan de obtener lo que se les priva en su relación. En el curso de la relación, la pareja se percibe como quién es y no como quién le gustaría ser. Hacer trampa le permite a una persona comenzar desde cero.

A pesar de las normas morales, las prohibiciones de la iglesia e incluso las complicaciones legales, la traición es un fenómeno frecuente en la vida de la sociedad moderna. Alrededor de este fenómeno, hay muchos rumores que presentan el adulterio en una luz favorable o desfavorable. Tratemos de considerar los principales.

La gente hace trampa al ser infeliz en casa. Para una mujer, esta afirmación suele ser cierta. Después de haberse casado durante varios años y no encontrar el retorno esperado, las mujeres son capaces de traicionar. Para los hombres, esta no es siempre la razón. Incluso los hombres felizmente casados ​​pueden darse el lujo de divertirse, sabiendo que pueden salirse con la suya. Según la encuesta, ¡los representantes del sexo más fuerte que engañan están felizmente casados ​​en el 56% de los casos! Para las mujeres, este porcentaje es mucho más bajo: 34%.

Las mujeres cambian con menos frecuencia que los hombres. Anteriormente, esto era cierto, pero recientemente las cifras se han igualado aproximadamente. Las razones de la traición de mujeres y hombres se han vuelto las mismas. Todos buscan algo nuevo, interesante, aunque cargado de riesgos. Las mujeres engañan, como si demostraran a su cónyuge que hay alguien que la apreciará, le dará cariño, ternura y no la ignorará. Hacer trampa es un "acelerador del ego". Para una oleada de vivacidad, ya no es suficiente que las mujeres solo compren cosméticos o algo nuevo. Por otro lado, coquetear de lado puede mejorar la autoestima. Las mujeres aún no están hartas de las novelas como hombres, es difícil esconderse de los dolores de la conciencia. Pero las mujeres son mejores para ocultar sus infidelidades engañando a los cónyuges.

La amistad entre un hombre y una mujer es imposible, la relación inevitablemente se convertirá en amor. Sería un error pensar que un hombre siempre se esfuerza por convertir las amistades en romance. Para la mayoría de los hombres infieles, hacer trampa es solo una buena oportunidad para el sexo. Y nadie se molesta con las complejidades de las relaciones psicológicas. Los psicólogos dicen que son las mujeres las que buscan dar a las relaciones platónicas nuevas facetas, en forma de sexo. Las damas son más emocionales, buscan probar la amistad, ¿es posible mejorar la situación a su favor? Por lo tanto, las mujeres generalmente buscan inicialmente un alma gemela.

Lo principal en las trampas son las relaciones sexuales. La razón por la que las citas en el lado se asocian con la intimidad es que, en la moral pública, el sexo con otra pareja es una especie de tabú. Pero el sexo no es la razón principal para hacer trampa. Las novelas surgen del hecho de que una persona no recibe algo importante para sí misma en el matrimonio. Las personas a veces ni siquiera designan para sí mismas lo que están buscando. Las razones pueden estar en el subconsciente. Alguien trae a la vida lo que le privaron en la infancia, y alguien, en su juventud. Incluso la pareja ideal puede dejar su mitad, porque ella simplemente está cansada de la perfección.

Un cónyuge amoroso es incapaz de engañar. Hacer trampa no se puede considerar inequívocamente como un signo de falta de amor. Pero el hecho de que el compañero haya perdido el respeto y haya dejado de honrar sus obligaciones morales ya es un hecho. Los sistemas de valores de los cónyuges han dejado de coincidir. Hay parejas que comparten sexo y amor. Para esas personas, el contacto sexual físico con otra persona no afecta los sentimientos de ninguna manera. La traición puede incluso calentar los sentimientos de las personas, darles un cierto "grano de pimienta".

El sexo con ex parejas no puede considerarse trampa. Por alguna razón, muchas personas creen que el sexo con un ex no se considera trampa, ya que ya ha sucedido antes y esto, de hecho, no cambia nada. Dichas personas creen que solo la cercanía con personas nuevas es una traición a la relación actual. El nuevo compañero puede potencialmente destruir a la familia, pero el viejo no puede hacerlo, ya que la relación con él ha quedado en nada hace mucho tiempo. Esta teoría está mal! Tener relaciones sexuales con un ex amante puede tener serias consecuencias. Si para una pareja esto es entretenimiento, recuerdos agradables, para otra puede ser un acto desesperado renovar la relación.

Hay formas infalibles de asegurarse contra las trampas. Nadie puede dar garantías contra la traición, solo puede reducir las posibilidades de este evento. Lo principal no es solo hacer feliz a una persona, sino confiar en su conciencia, valores familiares, moralidad. Es importante elegir el socio adecuado en el que estará 100% seguro. Y esto es exactamente lo que será la mejor garantía contra las trampas.

El que hizo trampa en la vieja relación, hará trampa en la nueva. La práctica muestra que esta afirmación suele ser cierta. Si una persona ya ha traicionado su relación anterior, sin cambiar nada en su visión del mundo, lo más probable es que se espere una repetición de la situación en la nueva relación.

Hay que confesar la traición. Si uno de los socios sabe o adivina la traición, entonces las confesiones del otro lado en lo que sucedió tienen una gran oportunidad de salvar la relación. En esta situación, la franqueza es bastante apropiada: es mejor confesar voluntariamente, arrepentirse, que esperar la exposición. Sin embargo, en el caso de que nada amenace la seguridad de los secretos, es mejor permanecer en silencio. De lo contrario, puede obtener un destello de ira, especialmente de una pareja emocional. Hablar de hacer trampa destruirá cualquier relación de confianza entre las personas, a menudo lleva años volver al nivel anterior. Es mejor pensar en las razones de tal acto, en las consecuencias. Tal vez deberíamos parar? ¿Quizás algo se puede arreglar en las relaciones familiares?

Traición, solo entonces puede considerarse traición si alguien lo sabe. Muchas personas hacen la pregunta: ¿hay algún punto en reprocharte el adulterio si nadie se entera? Supongamos una conexión casual. Nunca volverás a ver a esta persona, te pusieron el condón, nadie lo sabría, por lo tanto, ¿no hubo traición? Todo depende de usted y sus puntos de vista. Si para una persona no hay nada de malo en el hecho de la traición, cuanto más oculto, entonces esto realmente no importa. Sin embargo, la mayoría de las personas todavía ven algo vergonzoso e inmoral en la traición.

Una relación sin sexo no es hacer trampa. De hecho, la traición emocional, que se acompaña de la conexión de personas que han pasado de los sentimientos platónicos a las relaciones románticas, es la peor variante del engaño. Tal relación tiene sus propias características: una persona casada pretende ser soltera, correspondencia secreta por correo electrónico o SMS, dedicación de otras personas (no una pareja) a los detalles de su vida íntima.

Las fantasías sexuales son trampas. Esta afirmación no es cierta. Después de todo, incluso muchos psicoterapeutas aconsejan a las parejas con experiencia que fantaseen con otras parejas. Hacer trampa en la cabeza no es hacer trampa en la cama. Aunque muchos creen que este es solo el primer paso de la caminata "izquierda". Aunque para los especialistas, el significado de tales imágenes imaginarias es la realización de los deseos sexuales solo con la pareja actual. El engaño imaginario puede ser más brillante y más emocionante que el engaño real. Por lo tanto, las fantasías fuertes pueden ayudar a resucitar sentimientos desvaídos.

Un matrimonio puede salvarse por traición. Este mito es muy conveniente para aquellos que hacen trampa. Tal opinión parece justificar una mala acción. Pero esto es una ilusión. Es difícil imaginar una pareja casada que argumentaría que hacer trampa es lo mejor que les ha pasado. Esto no ocurre. La traición es siempre una violación de algún juramento, pérdida de confianza. Incluso entre las parejas casadas que han sobrevivido a la traición, el resentimiento, la amargura, la subestimación y la desconfianza permanecen en sus almas.


Ver el vídeo: grupo bryndis cuando vuelvas tu (Diciembre 2020).