Información

Lavavajillas

Lavavajillas

Casi todas las familias tienen un refrigerador, lavadora, estufa o incluso un horno de microondas. A diferencia de ellos, el lavavajillas sigue siendo un invitado raro en nuestras cocinas. En los lavavajillas modernos, los platos se colocan en cestas y bandejas diseñadas para diferentes tipos de platos.

Por lo general, se colocan ollas y sartenes grandes y se colocan platos, tazas, vasos y cubiertos en la parte superior. El proceso de lavado en sí se realiza de la siguiente manera: se rocía agua caliente con detergente a presión en corrientes delgadas mediante boquillas giratorias sobre los platos, eliminando la suciedad y la grasa. Al final del procedimiento de lavado, enjuague con agua limpia con la adición de abrillantador. Luego se secan los platos.

Un lavavajillas es un artículo de lujo. Un punto de vista absolutamente injustificado. Por supuesto, tal automatización no es barata, coincide con la lavadora, pero nadie considera la lavadora como un artículo de lujo ... Ni una sola ama de casa puede prescindir de ella. Hay muchos hechos que respaldan la utilidad de un lavavajillas.

El lavavajillas no pierde su valioso tiempo. Con este dispositivo, no pasará tanto tiempo lavando platos, especialmente después de haber tenido invitados. Todo lo que se requiere de usted es cargar los platos sucios en la máquina, llenarlos con detergente, encenderlos y olvidarlos (por supuesto, después del final del ciclo de lavado, aún puede poner los platos en su lugar). La máquina no solo hace que todo sea más rápido, sino que también mantiene la piel de la mano suave y saludable. Después de todo, no necesitas sumergir tus manos en detergente, que no es más que química.

El lavavajillas hace su trabajo mejor que nosotros. Su utilidad radica no solo en el hecho de que hace un trabajo desagradable para usted. Lo más importante, ¡ella la hace mucho mejor! Los platos no solo se limpian perfectamente, sino que también se secan, no es necesario que limpie los platos de vidrio o acero brillante, que pueden manchar el agua seca con feas manchas.

Un lavavajillas usa mucha menos agua que un lavado a mano. Muy pronto llegará el momento en que aparecerán los medidores de agua, los propietarios de los lavavajillas se beneficiarán, porque gastarán unos 15 litros de agua en lavar los platos por día, en lugar de cientos de litros durante el lavado manual. Aunque el consumo de energía no desempeña un papel tan importante en las condiciones rusas como en Europa, es bueno saber que no se gastan más de 1,5 kilovatios de electricidad en todo el procedimiento de lavado de vajilla.

Tendremos que comprar algunos platos adicionales. Quizás los platos más populares (platos, tazas, cucharas ...) tendrán que comprar más para comenzar el fregadero con menos frecuencia. Muchas personas intentan no comenzar muchos platos para que no haya tentación de poner los platos sucios en el fregadero; con la compra de un lavavajillas, esas ideas se convertirán en algo del pasado. Puede recoger los platos en la máquina sin temor a que se seque. Después de todo, la función de remojar los platos está disponible en casi todos los modelos, independientemente de la categoría de precio.

Es mejor conectar el lavavajillas al agua fría. Las máquinas modernas están conectadas a agua fría y caliente. Pero la mejor opción es conectarlo al agua fría. Esto se debe al hecho de que el agua fría del grifo suele ser más limpia que el agua caliente. Aunque existe una desventaja de dicha conexión: la máquina consumirá más electricidad, ya que el agua deberá calentarse antes de alimentarse al fregadero. Otro factor importante es el cierre periódico del agua caliente. Después de conectar la máquina al agua caliente, cuando el agua esté cerrada, deberá lavar los platos a mano con agua fría.

Cuanto más compacto, mejor. Todo depende de las condiciones de funcionamiento individuales. Los fabricantes ofrecen una selección de diferentes opciones para lavavajillas: individuales o empotradas, de tamaño completo o compactas. Al elegir un lavavajillas, debe tenerse en cuenta que una familia de 3-5 personas recolecta muchos platos por día, además de sartenes y ollas ... Para que pueda elegir una máquina de tamaño completo con una cierta cantidad de capacidad, para que sea suficiente encenderla una vez en un día.

La instalación y la conexión puede realizarlas usted mismo. Si tienes manos hábiles y una cabeza brillante, conéctala, no hay nada complicado allí. Al igual que la lavadora, el lavavajillas está conectado al suministro de agua y al sistema de alcantarillado. Si tiene miedo de problemas con fugas y vecinos inundados, es mejor confiar este trabajo a los profesionales, especialmente si se requiere alguna manipulación con el cableado eléctrico al instalar la máquina.

Cualquier plato se puede lavar en la máquina. La máquina es capaz de lavar casi cualquier utensilio de cocina, vidrio, plástico, porcelana, etc. No se recomienda usarlo solo para lavar artículos de madera, hueso, estaño, cobre, latón, nácar y plata.

Una variedad de programas preinstalados satisfará todos sus requisitos. Hay todo tipo de platos, y debes lavarlos de diferentes maneras. Enjuagar vasos después de beber champán es una cosa, pero eliminar la grasa congelada y la salsa de los platos de pollo con tabaco es otra muy distinta. Y aquí funciones como "Diario", "Muy sucio", "Remojo", "Modo económico" vienen al rescate. Un buen lavavajillas para cada caso selecciona su propio modo de procesamiento (temperatura de la solución, duración del lavado y enjuague, etc.).

Ver el vídeo: Cómo elegir un lavavajillas (Octubre 2020).