Uvas

Las uvas (en latín Vitis) son un género de la familia de las uvas. Este es también el nombre de los frutos de tales plantas, que, cuando maduran, son bayas dulces. El género Vitis tiene 30 especies, y más de 3000 variedades de estas bayas crecen en la CEI.

Las uvas son famosas por su sabor, una gran cantidad de nutrientes, además, las bayas son materias primas para la producción de vino. La uva se destaca de todas las plantas frutales, y la vid es un antiguo símbolo de paz y fertilidad.

Las uvas son buenas para la comida de todos. Existen restricciones en el consumo de uvas para personas con problemas digestivos. El hecho es que esta baya todavía es bastante pesada para el cuerpo. Contiene carbohidratos fácilmente digeribles: fructosa con glucosa, que se absorben rápidamente en el torrente sanguíneo, aumentando los niveles de insulina. Es por eso que las personas con un páncreas débil, así como un tracto gastrointestinal poco saludable, pacientes con diabetes y obesidad, es mejor rechazar las uvas, incluso en pequeñas dosis.

Las uvas están llenas de nutrientes. Pero esta afirmación es cierta. Las uvas contienen muchas vitaminas A, C, B6, así como folatos, que se derivan del ácido fólico. Las bayas también contienen minerales importantes: calcio, potasio, fósforo, selenio, hierro y magnesio. Contiene importantes antioxidantes: flavonoides, que previenen el envejecimiento y reducen la cantidad de radicales libres.

Las uvas se pueden comer en cantidades ilimitadas. Aunque no hay contraindicaciones para comer uvas, aún se debe observar un sentido de proporción. Medio kilogramo de bayas al día ya es mucho, y mucho menos grandes porciones. Para el cuerpo, comer uvas en exceso puede ser una carga grave. Por lo tanto, no debe planear descargar su sistema digestivo con estas bayas; es mejor elegir otra opción. Para una persona sana, 10-15 uvas al día ya son suficientes, y el fanatismo incontenible solo dará lugar a complicaciones.

Las uvas son absolutamente no alergénicas. Esto no es cierto, porque esta baya es un alergeno bastante fuerte. La probabilidad de tal reacción del cuerpo aumenta con el oscurecimiento de las uvas. Pero hay que tener en cuenta que las bayas oscuras también contienen más antioxidantes, lo que lo hace más útil, fortaleciendo la barrera protectora del cuerpo.

Las variedades oscuras son menos nutritivas que las variedades claras. El valor energético y el contenido calórico de las variedades claras y oscuras son aproximadamente iguales. Por lo tanto, un rechazo deliberado de una variedad a favor de otra, "menos nutritiva" será un error. Puedes disfrutar de cualquier variedad sin preocuparte por las calorías. Pero para fortalecer los riñones y el corazón, los nutricionistas recomiendan usar uvas oscuras. La eliminación de arena de la vesícula biliar y la limpieza de los riñones se verán favorecidas por las mismas variedades ligeras que tienen una buena propiedad diurética.

Las semillas de uva no se deben comer. Las semillas de uva son ricas en vitaminas A, E, K, así como en aceites naturales que rejuvenecen el cuerpo en su conjunto y fortalecen las células. Es por eso que los nutricionistas aconsejan consumir uvas con semillas y pieles. Por cierto, ayuda a limpiar los intestinos de toxinas.

Antes de usar uvas, vierta agua hirviendo sobre ella. Al comprar uvas en la mitad de la temporada, es suficiente enjuagar las bayas con agua fría, después de dividir el racimo en pequeños componentes. Las uvas de "invierno" probablemente se tratan con productos químicos para preservarlas mejor. También debe tener cuidado con las bayas de dudoso tipo y calidad. Si hay sospechas de su estancamiento o procesamiento excesivo con productos químicos, entonces es mejor no tocarlos y aún más no adquirirlos, pero por supuesto no puede comer tales uvas.

Puedes mejorar con las uvas. Realmente puede mejorar, no solo de las bayas, sino del aumento del apetito que causan. Pero si comes uvas con moderación, entonces no habrá daño para la figura. Comer uvas está contraindicado junto con una comida densa, entonces la cifra crecerá a pasos agigantados. En general, las uvas son ricas en carbohidratos, pero el hecho de que una persona gane peso por el consumo de bayas o no depende de la capacidad del cuerpo para absorber estas sustancias. Por lo tanto, la declaración solo se puede verificar experimentalmente.

El jugo de uva es mucho más saludable que sus bayas. El jugo de uva, por desgracia, carece de esas propiedades que tienen sus semillas y pieles. Se cree que el jugo de uva fresco es la mejor manera de restaurar la fuerza, ya que contiene una gran cantidad de carbohidratos. Los nutricionistas recomiendan usar pequeñas dosis de tal bebida para aquellos que se están recuperando de una enfermedad y desean fortalecer su inmunidad. Para los adultos, 100 gramos de jugo por día serán suficientes, mientras que a los niños se les debe dar 1 cuchara de postre agregándola al té.

La variedad mejor y más útil son las pasas. Esta variedad está criada artificialmente. Su fama se basa en el hecho de que no hay semillas en las bayas. ¿Pero es realmente bueno? Como resultado, las bayas frescas de pasas contienen solo 30-50% de nutrientes en comparación con las variedades convencionales. Además, tales uvas no llegan a las tiendas de inmediato, sus cualidades se pierden aún más. Como resultado, las pasas, en el mejor de los casos, cargarán al cuerpo con trabajo adicional sin causar daño. Por lo general, las pasas son traídas de países extranjeros calientes y procesadas con productos químicos fuertes, por lo que es mejor no arriesgarse al comerlas con frecuencia.

Es mejor consumir uvas varietales que las silvestres. Las uvas caseras, con racimos calvos antiestéticos, bayas pequeñas y agrias, resultan ser mucho más útiles que las variedades reproductoras. Por supuesto, las uvas seleccionadas son famosas por sus bayas grandes y hermosas y su sabor agradable, pero contienen más calorías que las variedades silvestres y menos vitaminas.

Las uvas se pueden comer durante todo el año. Esta afirmación es cierta solo teóricamente, en la práctica no lo es en absoluto. Solo las uvas naturales compradas a fines del verano u otoño pueden proporcionar una gama completa de vitaminas, oligoelementos y minerales. Por lo tanto, las uvas en la mesa en invierno se pueden percibir solo como un atributo romántico, y nada más.

Las uvas solo ayudan a aliviar la fatiga. Esta afirmación es cierta, pero solo parcialmente. Las uvas tienen muchas propiedades medicinales que tienen un efecto fortalecedor general en el cuerpo. Las bayas son útiles para los asmáticos, ya que mejoran la condición del tracto respiratorio y los pulmones. Las uvas fortalecen el corazón a medida que aumenta el contenido de óxido de nitrógeno en la sangre. Esto evita que se formen coágulos, reduciendo la probabilidad de ataques cardíacos. Y las uvas son útiles para los riñones con vesícula biliar. Neutraliza el ácido en el cuerpo, lo que ayuda a los riñones. Y las propiedades diuréticas de estas bayas eliminan la arena de estos órganos. Finalmente, las uvas alivian la fatiga y la tensión nerviosa. Las bayas contienen vitaminas y antioxidantes que ayudan a restaurar las reservas de energía, fortalecer la inmunidad y reducir la probabilidad de estrés.

Ver el vídeo: UVAS Organizes Orientation Sessions For Students 2018 (Octubre 2020).