Información

Corea

Corea

Corea es un territorio geográfico en Asia, ubicado en la península de Corea e islas adyacentes, unidas por un patrimonio histórico común. Una vez fue un solo estado, pero desde 1948 se ha dividido en dos: Corea del Norte y Corea del Sur. La población combinada de ambos países es de 70 millones.

Los países de Oriente tradicionalmente siguen siendo un misterio y exóticos para los eslavos. Pero es verdad? La constante juventud de los hombres y mujeres coreanos se ha convertido en leyenda, pero ¿qué tan natural es? Por lo tanto, ha llegado el momento de revelar algunos mitos sobre este país, la mayoría de los cuales pertenecen a la parte sur más abierta, o la República de Corea.

Las zanahorias y ensaladas coreanas son realmente platos coreanos. Esta opinión es un mito. Muchos rusos comen zanahorias coreanas, que se han convertido en una merienda tradicional en la mayoría de las vacaciones. La verdura se corta en tiras largas, luego se le agrega vinagre y especias. El hecho de que los propios coreanos vendan los platos de esta serie hace creer en la autenticidad del mito. De hecho, la ensalada fue inventada por inmigrantes coreanos que una vez se establecieron en Rusia hace mucho tiempo. En la propia Corea, nadie sabe acerca de tal merienda. En este país, se acostumbra comer zanahorias hervidas o crudas.

En Corea, se acostumbra comer platos de carne de perro. Aunque esta afirmación es cierta, es solo parcialmente. El hecho es que la sopa de carne de perro se considera el manjar más raro del país, por lo tanto, su precio es mucho más alto que el costo de otras sopas y platos. Los turistas que deseen probar este plato exótico tendrán que correr mucho y preguntar a los lugareños, ya que no todos los restaurantes tienen esa sopa en el menú. Incluso habiendo encontrado un restaurante de este tipo, no puede determinar por sí mismo qué plato de la lista está hecho de perros. Por lo tanto, la sopa de perro bien podría llamarse "sopa para la salud", por lo general, una sola porción cuesta alrededor de $ 20. Es interesante que tal antojo por comer sopas "curativas" se refiera más a la generación anterior, mientras que los jóvenes incluso se sienten algo avergonzados de ser alimentados con ese tipo de alimentos en la infancia. Entonces, este mito resultó ser cierto, solo que existe la posibilidad de que con el tiempo se convierta en una historia que sucedió hace mucho tiempo.

Los coreanos son un pueblo musical. Es cierto, casi todos en el país pueden y adoran cantar. Naturalmente, como en otros lugares, hay quienes son ajenos a este entretenimiento, sin embargo, en comparación con otros países del mundo, podemos decir con confianza que Corea es uno de los países más cantantes. En este estado, nadie se sorprende cuando una persona camina por la calle y canta al mismo tiempo en un tono bajo, o incluso en la parte superior de sus pulmones. Esto solo puede suceder debido a la presencia de un buen humor, mientras que a otros no les sorprende en absoluto, ya que probablemente ellos mismos hayan estado en una situación similar. Si está de vacaciones, puede pedirle a un amigo coreano que esté allí que interprete una canción con seguridad. No será tímido por un minuto, asombrado por la facilidad con la que acepta cantar.

Las mujeres coreanas más bellas viven en Seúl. Esta afirmación es solo parcialmente cierta. El hecho es que los conceptos de belleza en el planeta generalmente difieren, pero en Corea misma existe la opinión de que las mujeres más bellas viven en la capital. Este punto de vista se ve facilitado por el hecho de que es en Seúl donde vive la mayor cantidad de personas adineradas que se cuidan a sí mismas y a sus esposas. Es por eso que muchas chicas van a la capital para casarse con éxito, para esto intentan verse lo más bellas posible, sin dudar en usar los servicios de un cirujano plástico. Entonces, en casi cualquier centro de cirugía estética, una niña puede tener un pliegue en el párpado superior, la operación es económica y cuesta alrededor de $ 190. El hecho es que esa característica distintiva del Cáucaso es inusualmente hermosa para los asiáticos. Resulta que tales servicios tienen demanda en el mercado, y el número de centros médicos en Seúl solo supera los cien. Sí, los hombres no dudan en recurrir a dicho procedimiento. Muchas personas ni siquiera dudan en acostarse debajo de un bisturí para agrandar visualmente los ojos: en Corea, una cara pequeña con ojos grandes y pronunciados se considera hermosa. No es sorprendente que casi todas las chicas tengan varios pares de pestañas postizas que hacen que sus ojos se vean aún más abiertos. Entonces, si las mujeres coreanas más bellas no viven en Seúl, entonces los residentes de la capital cuidan su apariencia con mucho más celo.

A los coreanos les encanta bañarse. De hecho, es difícil explicar por qué las personas que viven cerca de los mares y el océano descuidan la oportunidad de nadar y, en general, desconfían del agua. En un clima bueno y soleado, las playas de Corea están llenas de gente, pero las personas no nadan en el agua, sino que solo se bañan cerca de la costa. La densidad natural de los turistas en el agua es tan grande que es difícil estirar la mano y no enganchar a alguien. Pero aquellos que quieran navegar más lejos de la costa, es probable que tengan que enfrentarse a empleados especiales en los botes que devolverán al nadador a la compañía general chapoteando en aguas poco profundas.

La sabrosa y picante carne de je es un aperitivo festivo tradicional de los coreanos. El plato "je" es cocinado por los coreanos con placer en los días normales, y no solo en días festivos. Pero la comida no está hecha de carne, sino de filetes de pescado crudo. La carne "je" es desconocida en Corea, también fue inventada por emigrantes coreanos que viven en Rusia.

Los coreanos intentan casarse después de 30 años. Pero esta afirmación es mayormente cierta. Existe una costumbre en el país, según la cual, antes de la boda, el novio primero debe ahorrar fondos para la compra de un apartamento, y solo luego elegir un cónyuge. Y la boda en sí es pagada por el joven. No es costumbre descuidar la tradición takai, razón por la cual los jóvenes pasan algún tiempo recolectando la cantidad requerida. Es necesario sumar los años dedicados a la capacitación, mientras que vale la pena considerar que los coreanos a menudo abandonan a la mitad, se mudan a otra universidad, años de servicio en el ejército (casi todos los jóvenes van allí). Como resultado, resulta que los hombres generalmente no se casan antes de los 30 años.

Los coreanos son centenarios. Para nada, hoy la esperanza de vida promedio en el país para las mujeres es de 75 años, y para los hombres: 67. En Seúl, estas cifras son ligeramente más altas, en gran parte debido a la medicina desarrollada. Curiosamente, en los años 60, la diferencia entre la esperanza de vida promedio entre hombres y mujeres era de solo un año. Sin embargo, la abundancia de estrés en el trabajo y los malos hábitos (y casi todos los hombres fuman en el país) llevaron a esa brecha.

Los coreanos solo buscan trabajos bien remunerados. A diferencia de los países occidentales, en Corea los conceptos de "trabajo bien remunerado" y "trabajo prestigioso" no siempre son sinónimos. En primer lugar, los coreanos están interesados ​​en la estabilidad, no les gusta "saltar" de un lugar a otro. En Corea, la profesión de profesor o funcionario se considera más prestigiosa que un hombre de negocios. Las tradiciones centenarias del confucianismo fueron la razón de esto. Como resultado, más padres prefieren ver a sus hijos como campesinos que aquellos que buscan criar a un hombre de negocios.

Nacen más niños en el país que niñas. Esto también se debe a las tradiciones confucianas. El hecho es que solo los hijos y descendientes en la línea masculina pueden hacer sacrificios frente a las tabletas conmemorativas de sus antepasados. En Corea, este enfoque de planificación familiar se ha convertido en un problema real. Fue reforzado por el hecho de que el país no es tan fuerte en su sistema de seguridad social como otros países desarrollados. Como resultado, son los niños quienes cuidan a los ancianos. La mayoría de las mujeres son amas de casa, al ver esta situación, los padres intentan hacer todo lo posible para tener un hijo. Entonces, en 1990, el número de niños nacidos superó a las niñas en un 16%, y en Daegu, conocido por sus puntos de vista patriarcales, en un 36%. Y las creencias populares sobre, por ejemplo, que una mujer nacida en el año del tigre será una mala esposa y amante desempeñaron un papel. En ese año, pocas personas quieren dar a luz a una niña, y más tarde, no todos querrán involucrarse con ella por matrimonio. Como resultado, desde 1994, los médicos tienen prohibido averiguar su género, de lo contrario se enfrentan a multas. Como resultado, la disparidad disminuyó al 9% en 2000, que ya está cerca de la norma del 5%. Sin embargo, tales fallas en el sistema de maternidad no pueden pasar sin dejar rastro. Hoy en día, hay 123 novios por cada 100 novias en el país, y esto amenaza con agitación social, un aumento de la prostitución, delitos sexuales y homosexualidad.

El coreano se deriva del chino. La cuestión del origen del idioma coreano es muy compleja. Una cosa está clara: no es descendiente de chinos. En la lingüística moderna, los idiomas antiguos de la península coreana, así como el coreano y el japonés, se combinan en el grupo de idiomas Puyeo. Hay muchos dialectos y adverbios, pero los coreanos se entienden más o menos. Hoy en día en el idioma coreano hay bastantes préstamos de chino e inglés. Por lo tanto, solo el japonés puede considerarse un "pariente" del idioma del país.

Los coreanos son una nación no lectora. Esta opinión se basa en el hecho de que realmente sabemos poco sobre los escritores allí. Mientras tanto, esto es solo el fruto de las prohibiciones que existían en la URSS sobre la comunicación con un país con un sistema hostil. En Corea, la lectura es una actividad bastante popular. La mayoría de los amantes de los libros pertenecen a estudiantes y jóvenes en general; la literatura educativa es el líder en circulación. En segundo lugar está el arte, y el tercero - los niños. Al mismo tiempo, se publican alrededor de 5 millones de libros religiosos al año. ¡La circulación total de libros desde 1980 hasta 1996 ha crecido 3 veces! Según los estándares occidentales, los libros son bastante baratos, por lo que un libro de bolsillo de buena calidad de 300 páginas costará entre 5 y 7 dólares.

Los coreanos son extremadamente supersticiosos. Junto con el budismo y el confucianismo, el chamanismo fue la tercera religión más importante del país. Es por eso que los chamanes en el país disfrutan de cierta popularidad incluso ahora. En general, los coreanos no son supersticiosos. El hecho es que los habitantes están suficientemente educados y no contribuyen a creer en el cristianismo sobrenatural y generalizado. Además, un nivel de vida bastante alto en el país tampoco le da a la gente la necesidad de recurrir a los chamanes para resolver sus problemas. Hoy, los pequeños empresarios y los padres de los solicitantes que buscan buena suerte en los negocios y los estudios, respectivamente, recurren a ellos con más frecuencia. Hay muchos adivinos en Corea, este oficio es antiguo y respetado en Oriente en general. En el país, nadie se sorprende con los adivinos con libros en lugares concurridos. Hay manuales de autoinstrucción, máquinas de adivinación e incluso tiendas móviles de adivinación. Entonces el mito no puede ser completamente refutado.

La religión principal de Corea es el budismo, casi no hay cristianos allí. La expansión del cristianismo en el país comenzó con la aparición allí en 1784 de Lee Seung Hoon, quien adoptó la nueva fe y era miembro de un círculo de confucianos que estudiaban las opiniones occidentales. La historia del cristianismo en Corea es bastante atípica, porque ingresó al país no con la ayuda de misioneros, sino con la ayuda de la literatura. La actividad misionera comenzó a fines del siglo XIX, cuando los puertos del estado se abrieron a extranjeros. Durante casi un siglo y medio, hasta 1945, el cristianismo en el país fue directamente perseguido o desalentado. En los años 70 y 80 del siglo XX, el cristianismo se convirtió en la religión dominante tanto entre los intelectuales urbanos como entre la población en general. Si en 1962 solo había un 5,3% de cristianos en Corea, en 1991 ya había un 23,6%. Debe tenerse en cuenta que el 46% de la población es generalmente atea, y los budistas en el país representan aproximadamente el 27%. La mayoría de los cristianos, por cierto, son protestantes. El país es único en el sentido de que es uno de los pocos países asiáticos donde el cristianismo juega un papel tan importante.

En Corea, los edificios del pasado son tratados con cuidado. De hecho, es bastante difícil encontrar rastros de tiempos pasados, especialmente en las grandes ciudades. En Seúl, por ejemplo, la lista de monumentos arquitectónicos se limita a unos pocos palacios reales. Las razones de esta actitud hacia la antigüedad son las siguientes. La abrumadora mayoría de los edificios construidos en Corea antes de 1945 se construyeron con dinero japonés, y los arquitectos japoneses también tenían un estilo japonés. No es sorprendente que las emociones nacionalistas llevaron a la destrucción inminente de tales edificios, símbolos del colonialismo. Además, en Corea, tradicionalmente las casas son de corta duración, incluso hoy en día están construidas con ladrillos y concreto, sirven durante 2-3 décadas y son demolidas sin piedad. Como resultado, cada vecindario en Seúl cambia más allá del reconocimiento cada 15-20. Hoy en la capital, prácticamente no hay edificios de hace medio siglo y un siglo.

La medicina oriental se desarrolla predominantemente en Corea. Curiosamente, en la asistencia sanitaria coreana, la medicina occidental y la medicina tradicional oriental coexisten. Existen en paralelo y prácticamente no se cruzan. La medicina oriental se ha desarrollado tradicionalmente en la península, basada en tradiciones populares antiguas. Se basa en el uso de medicamentos naturales. A fines del siglo XIX, la medicina occidental comenzó a penetrar en Corea junto con los misioneros. Esto fue facilitado por la cura en 1884 después del intento de asesinato del consejero real Ming, precisamente por las fuerzas de la medicina europea, mientras que los curanderos locales solo levantaron la mano. Para 1910, había unos 30 hospitales misioneros en el país. Al mismo tiempo, Corea se convirtió en una colonia japonesa. Las nuevas autoridades reaccionaron muy favorablemente a las tradiciones occidentales de tratamiento, mientras que la medicina oriental fue perseguida, se consideró charlatanería. El cambio de influencia japonesa a estadounidense en 1945, por un lado, confirmó el crecimiento del interés en la medicina occidental y, por otro, desde 1951, la medicina tradicional también fue rehabilitada. Hoy en día hay casi 6 veces menos médicos orientales que médicos certificados. Sin embargo, Corea también tiene un sistema altamente desarrollado de farmacéuticos, que son esencialmente consultores médicos, que dispensan la mayoría de los medicamentos sin receta. Tal sistema se desarrolló a mediados del siglo XX, cuando no había suficientes médicos. Hoy la medicina en el país está pagada, pero no hay policlínicos a los que estamos acostumbrados.

En Corea, la mayoría de las mujeres son amas de casa. Es interesante que hace 30 años en el país era difícil imaginar que una mujer casada trabajaría. Incluso si una mujer trabajaba antes del matrimonio, inmediatamente después del compromiso, renunció a su trabajo o fue despedida por la fuerza. Sin embargo, hace 15-20 años, la situación comenzó a cambiar, la razón de esto son las jóvenes coreanas con educación superior, que luchan por sus propios ingresos, sus propias vidas y su propio dinero. Es decir, fue la educación superior la que conllevó cambios tan masivos en la conciencia. Sin embargo, el deseo de las jóvenes coreanas de encontrar trabajo se enfrenta al hecho de que simplemente no son aceptadas en muchos lugares para trabajar, dando preferencia a los hombres. Los gerentes coreanos han desarrollado un estereotipo de que una mujer es, por definición, una mala trabajadora.Y aunque hoy en día las mujeres en el país trabajan en gran medida en puestos secundarios, o incluso en su especialidad, se puede suponer con confianza que ha ocurrido un punto de inflexión en la sociedad y en la generación actual de amas de casa: la última, en un par de décadas, una mujer desempleada en el país será tan rara como y en Europa o América.

Corea y Japón son países amigos. En general, dos países vecinos rara vez son muy amigables: hay demasiados reclamos, al menos territoriales. En este caso, Corea y Japón siempre estuvieron relacionados por el hecho de que hace un milenio y medio, los países, habiéndose encontrado bajo la influencia cultural de China, pudieron preservar sus características nacionales y no formar parte del Imperio Celestial. Durante mucho tiempo, no solo hubo lazos culturales entre los países (por ejemplo, el parentesco de los idiomas), sino también el comercio. Muchos coreanos vivían en Japón y viceversa. Sin embargo, a principios del siglo XX, Japón, superando la resistencia de Rusia, pudo convertir a Corea en su colonia durante 35 años. Esto dio lugar a la japonización forzada en todas las esferas de la vida. Como resultado, después de haberse liberado del dominio de su vecino de la isla, se escondió un gran resentimiento hacia él en Corea. Entonces, hasta 1998, el alquiler de películas japonesas en el país estaba generalmente prohibido, y también estaba prohibido escuchar música japonesa. Incluso las películas estadounidenses con actores japoneses lucharon por aparecer en la pantalla. Recientemente, ha habido un cambio positivo en las relaciones entre los dos países, y apareció un departamento del idioma japonés en la Universidad de Seúl, se han levantado muchas restricciones a la difusión de la cultura japonesa en Corea.

Es difícil encontrar pan en Corea. Nos parece sorprendente, pero los propios coreanos están tranquilos ante un fenómeno como la ausencia de pan negro en su país. Esto no es sorprendente, porque hasta los años sesenta, los coreanos no comían pan en absoluto. Ahora en las tiendas ya puedes comprar pan blanco preparado según las recetas estadounidenses. No hay pan de centeno negro en Corea. En ocasiones fue horneado por panaderos extranjeros. Sin embargo, principalmente para extranjeros, era bastante caro, desde $ 8. Entonces este producto no encontró popularidad.

A los coreanos les encanta el té. Parece que estar cerca de China, donde el té es la bebida número uno, implica un amor por el té en Corea, pero este no es el caso. En Corea moderna, la bebida principal y más popular es el café, aunque las personas voluntariamente beben infusiones de hierbas, jugos, pero no té. Si bien todavía se pueden encontrar amantes del té verde, no hay fanáticos del té negro en el país. No es sorprendente que la selección de té en las tiendas también sea pequeña.

En Corea, los productos lácteos son impopulares. Curiosamente, la leche se hizo popular en el país solo después de la guerra. Fue entonces, con la ayuda de los estadounidenses, que apareció la tecnología de fabricación de productos lácteos. Hoy en día, los yogures son muy populares en Corea, mientras que la crema agria y el requesón habituales no están presentes en absoluto. Al igual que otros pueblos del Lejano Oriente, los coreanos comen cuajada de frijoles, pero no sabe nada a lo que estamos acostumbrados. Sí, y las cosas crudas son malas. En la tienda solo puedes encontrar queso procesado, que no es muy sabroso.

En Corea, comen con palillos, como en otras partes del Lejano Oriente. De hecho, los palillos son la principal herramienta alimentaria en el país. Solo aquí los palos en Corea son diferentes de los demás, en todos los países son diferentes. Por lo tanto, los palos chinos son más gruesos y largos que los coreanos: hasta 15-20 cm. Los palos japoneses también son de madera, pero en su mayoría son desechables. Una característica puramente coreana es el hecho de que los palos están hechos de metal, lo que no se acepta en ningún otro lugar. El latón se utilizó por primera vez para esto, luego el acero inoxidable y la plata. Otra característica sorprendente de Corea es el hecho de que las cucharas se usan a menudo allí, ¡incluso comen arroz! Naturalmente, esta herramienta es conocida tanto en China como en Japón, pero se usa con mucha menos frecuencia allí. La sopa, que es muy popular en el país, también se come con cucharas en Corea. A pesar de la estrecha asociación con los palillos chinos, el tenedor y el cuchillo europeos están penetrando gradualmente en el país.

Los coreanos trabajan duro. Es realmente habitual en este país trabajar duro y de buena fe. Después de todo, Corea está privada de recursos naturales, por lo que su fortaleza está en la industria. Durante el último cuarto de siglo, la duración promedio de una semana laboral en el país ha sido de 50 horas. Al mismo tiempo, a nadie le sorprende la presencia de las llamadas "cinco semanas y media", cuando el día libre es solo domingo y el sábado es un día laboral más corto. El permiso para los empleados es de 3 a 10 días hábiles al año. El calendario de las instituciones coreanas se está construyendo en consecuencia. La mayoría de las tiendas y negocios privados no tienen un horario de atención claro, y los supermercados están abiertos de 6 a 7 a.m. a 11 p.m.

Los coreanos son personas mal educadas. Esta opinión nació debido a la diferencia en la mentalidad de las diferentes culturas. Por lo tanto, es bastante natural que los coreanos le pregunten a una mujer cuando la conozca sobre su edad, estado civil y lugar de residencia. Para nosotros, este enfoque será una manifestación de pistas ambiguas. También los coreanos hablan con bastante calma sobre los inodoros, en nuestra cultura este tema se considera "tabú" por defecto. En Corea, un joven puede discutir el tema de su diarrea en una cita con su pasión. En la península, es costumbre no cerrar la boca mientras se come, mientras que los europeos se sentirán indignados por la calma de su vecino coreano. Pero los coreanos son mucho más limpios, para ellos es una vista insoportable sonarse la nariz en una bufanda. El pueblo de Corea usa toallitas desechables.

Ver el vídeo: Chick Corea - Mozart: Piano Sonata in F, KV332 2nd Part - Adagio (Noviembre 2020).