Información

Insuficiencia cardiaca

Insuficiencia cardiaca

La insuficiencia cardíaca es un trastorno complejo, cuya causa está asociada, como regla, principalmente con una disminución de la contractilidad miocárdica.

La insuficiencia cardíaca puede ser aguda o crónica. Como regla general, la insuficiencia cardíaca se desarrolla en forma crónica. En este caso, la insuficiencia cardíaca se desarrolla gradualmente y se asocia con un agotamiento constante de las capacidades compensatorias del cuerpo. El corazón con insuficiencia cardíaca cambia de tamaño hacia arriba, el músculo cardíaco se vuelve más denso.

Entre los síntomas de la insuficiencia cardíaca, el lugar principal pertenece a la dificultad para respirar, es este síntoma el más pronunciado en las diferentes clases de la enfermedad. Además de la dificultad para respirar con insuficiencia cardíaca, se presentan los siguientes síntomas: cianosis de los integumentos del cuerpo, disminución de la actividad física y otros.

En el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, como en el tratamiento de muchas otras enfermedades, el paciente mismo juega un papel importante, que debe seguir estrictamente todas las recomendaciones del médico. El tratamiento de la insuficiencia cardíaca es complejo, un paso importante es el tratamiento de la enfermedad subyacente que causó el desarrollo de la insuficiencia cardíaca.

Entre los medicamentos utilizados en el tratamiento se encuentran los diuréticos, los glucósidos cardíacos, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y otras clases de medicamentos. El objetivo del tratamiento es mejorar la calidad de vida del paciente y aumentar su duración.

La insuficiencia cardíaca es una afección médica grave. En cuanto a la enfermedad, la insuficiencia cardíaca no es realmente tal. Sin embargo, esta es precisamente la opinión que está muy extendida entre la gente. ¿Qué es la insuficiencia cardíaca? La insuficiencia cardíaca es una combinación de signos patológicos que se desarrollan debido al hecho de que el corazón no puede hacer frente a la cantidad de carga que se le impone. Estos signos incluyen, por ejemplo, dificultad para respirar, hinchazón de las piernas y otros.

Por lo general, la insuficiencia cardíaca es crónica. Además, esta forma de insuficiencia cardíaca es la complicación más común de las enfermedades del sistema cardiovascular. Debe entenderse que cualquier enfermedad cardíaca contribuye a una disminución en su capacidad de proporcionar al cuerpo una cantidad normal de sangre, por lo tanto, las enfermedades cardiovasculares conducen a una disminución en la función de bombeo del corazón.

La insuficiencia cardíaca se desarrolla gradualmente. De hecho, este es un proceso bastante lento, ya que el mecanismo para el desarrollo de insuficiencia cardíaca incluye más de una etapa. Simplificando el mecanismo de desarrollo de la insuficiencia cardíaca, se pueden distinguir las siguientes etapas. Como resultado de las enfermedades cardíacas existentes, la carga en el ventrículo izquierdo del órgano aumenta, en relación con esto, se produce hipertrofia miocárdica (es decir, un aumento en el volumen del músculo cardíaco). En tales condiciones, durante un cierto período de tiempo, el corazón logra mantener la circulación sanguínea a un nivel normal. Sin embargo, después de un tiempo en el miocardio engrosado y agrandado, hay una violación del suministro de oxígeno y la nutrición. La razón de esto es que el sistema vascular del corazón no puede adaptarse a un volumen de órganos tan significativamente cambiado. La disfunción del miocardio es causada por una serie de cambios que ocurren en el corazón, incluso debido a la esclerosis del tejido muscular. La disfunción del miocardio se manifiesta principalmente en la violación de las contracciones y la relajación del corazón. Esto último, a su vez, contribuye al hecho de que la liberación de sangre en los vasos se vuelve insuficiente, y la nutrición del órgano también se deteriora significativamente. La insuficiencia cardíaca conduce a cambios en otros órganos (como los pulmones y los riñones). Así, el cuerpo humano trata de ayudar al corazón.

Las capacidades compensatorias del cuerpo disminuyen constantemente a medida que se desarrolla la insuficiencia cardíaca. Esto conduce a un aumento de la frecuencia cardíaca, el corazón no puede realizar su función de bombeo en su totalidad, es decir, bombear toda la sangre del sistema circulatorio (grande y pequeño). El hecho de que el corazón no tenga tiempo para bombear sangre desde la circulación sistémica explica el hecho de que el ventrículo izquierdo del corazón está significativamente cargado. Es el ventrículo izquierdo del corazón el que sufre primero. Luego aparecen los síntomas clásicos de insuficiencia cardíaca, en particular, falta de aliento. La disnea es especialmente problemática para el paciente por la noche, cuando el paciente está en posición supina. La falta de aliento es una consecuencia directa de los procesos de congestión sanguínea en los pulmones, lo que también conduce a la aparición de edema. El desarrollo de insuficiencia cardíaca conduce a un aumento en el tamaño del hígado y la aparición de dolor en el área del hipocondrio derecho.

La forma aguda de insuficiencia cardíaca se caracteriza por un rápido desarrollo. A diferencia de la forma crónica. La insuficiencia cardíaca aguda puede desarrollarse durante un período de horas a días. La insuficiencia cardíaca aguda, como regla, se manifiesta en el contexto de una exacerbación de la enfermedad principal. Si se lleva a cabo la clasificación adecuada, generalmente se distinguen las formas crónicas y agudas de insuficiencia cardíaca, pero a veces hablan de una fase estancada. ¿Qué significa esto? En general, la fase estancada ocurre en la insuficiencia cardíaca aguda y se asocia con los siguientes procesos. La retención de líquido en los tejidos del cuerpo humano ocurre debido a una desaceleración en el flujo sanguíneo, lo que puede causar la aparición de un síntoma como el edema pulmonar. El edema pulmonar es potencialmente mortal.

La insuficiencia cardíaca es una complicación grave de la enfermedad cardiovascular. Esto se debe a que la insuficiencia cardíaca con mayor frecuencia se desarrolla de forma incremental. En este sentido, con el tiempo, las manifestaciones de la insuficiencia cardíaca se vuelven más graves que las manifestaciones de la enfermedad subyacente, que causó el desarrollo de la insuficiencia cardíaca en sí. A menudo, la causa de la muerte de un paciente es precisamente la insuficiencia cardíaca. Investigadores estadounidenses sostienen que las manifestaciones de insuficiencia cardíaca reducen drásticamente la calidad de vida del paciente y, a este respecto, llaman a la cifra: 81%.

La falta de aliento es el síntoma principal de la insuficiencia cardíaca. En casos severos, la falta de aliento puede ocurrir incluso en reposo. Sin embargo, la falta de aliento no es el único signo de insuficiencia cardíaca avanzada. Estos también incluyen aumento de la fatiga corporal, aumento de la frecuencia cardíaca y la aparición de edema. Este último es causado por la retención de líquidos en el cuerpo humano. Con insuficiencia cardíaca, hay una limitación en la actividad física de una persona.

Con insuficiencia cardíaca, aparece la cianosis del tegumento del cuerpo. La razón de esto es obvia: suministro insuficiente de sangre. Como resultado de esta insuficiencia, el triángulo nasolabial y las uñas se vuelven azules, y ocurre a temperatura ambiente normal. La insuficiencia cardíaca conduce a anomalías en la circulación sanguínea. Estas desviaciones pueden ser notadas directamente por el propio paciente o pueden ser detectadas por el cardiólogo tratante.

Existen varios métodos por los cuales un cardiólogo puede diagnosticar la insuficiencia cardíaca. Cuando un especialista escucha el corazón, nota la presencia de no dos de sus tonos, sino una pista, por cierto, este fenómeno se llama "ritmo de galope". Un electrocardiograma muestra la presencia de signos de una enfermedad subyacente que causó el desarrollo de insuficiencia cardíaca crónica. Hay un aumento en el tamaño del corazón y, a veces, edema pulmonar. Se realiza un ecocardiograma para determinar en qué medida el corazón está funcionando mal.

Hay varias clases de insuficiencia cardíaca crónica. Esta declaración puede hacerse en base a una de las clasificaciones dadas por la New York Heart Association. Vamos a considerarlos.

La primera clase se caracteriza por las siguientes características. El grupo de pacientes pertenecientes a la primera clase no está limitado en la actividad física, aunque se observa la aparición de dificultad para respirar al subir escaleras por encima del tercer piso.

La segunda clase puede caracterizarse por las siguientes características. En primer lugar, aquí ya es posible identificar una disminución de la actividad física en los pacientes, aunque en un grado insignificante, sin embargo, los signos de insuficiencia pueden manifestarse incluso con el estrés diario habitual. En segundo lugar, en lo relacionado con la dificultad para respirar, su apariencia ya debe tenerse en cuenta al subir al primer piso o al caminar rápido.

La tercera clase se caracteriza por las siguientes características. Con respecto a la actividad física, en comparación con los dos casos anteriores, es mucho más limitada. Para que los signos de insuficiencia cardíaca existente se manifiesten, es suficiente poco esfuerzo físico. Pueden aparecer incluso con una marcha normal, pero generalmente desaparecen en reposo.

El cuarto grado se puede caracterizar de la siguiente manera. Los signos de insuficiencia cardíaca son muy inquietantes para el paciente, incluso cuando está en reposo. Con el más mínimo esfuerzo físico, las manifestaciones de insuficiencia cardíaca se vuelven mucho más fuertes.

El objetivo principal en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca es mejorar la calidad de vida del paciente y aumentar su duración. Se concede gran importancia al tratamiento de la enfermedad que causó la insuficiencia cardíaca. A menudo existe la necesidad de utilizar métodos quirúrgicos. Es importante pensar en formas de reducir la carga en el corazón, en relación con lo cual el paciente debe pensar en limitarse a sí mismo en la actividad física, proporcionando suficiente tiempo para descansar. En términos de una dieta determinada, el paciente debe tratar de reducir la ingesta de sal y alimentos grasos y no olvidar la importancia de un estilo de vida saludable.

Los glucósidos cardíacos son la base del tratamiento para la insuficiencia cardíaca. Este fue ciertamente el caso en el pasado. Sin embargo, incluso en la etapa actual de desarrollo, esta clase de medicamentos sigue desempeñando un papel importante en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, aunque se usan con mucha menos frecuencia que en el siglo pasado, y principalmente en las etapas iniciales del desarrollo de la insuficiencia cardíaca. Este tipo de medicamentos tiene un efecto en mejorar el trabajo del miocardio y también ayuda a mejorar la tolerancia del paciente a la actividad física. Una gran falta de glucósidos cardíacos consiste en su acumulación en el cuerpo del paciente, en términos más científicos: acumulación, como resultado de lo cual, en el caso de la acumulación de una gran cantidad de glucósidos, puede producirse envenenamiento por ellos. Este último tiene rasgos característicos. Esto es, en primer lugar, una disminución del pulso, náuseas y pérdida de apetito. A veces, el envenenamiento con glucósidos cardíacos conduce a interrupciones en el corazón, que es la razón de la atención médica urgente.

Los diuréticos son una segunda clase de medicamentos utilizados para la insuficiencia cardíaca. Los diuréticos son medicamentos diuréticos. En casos de insuficiencia cardíaca, se prescriben diuréticos si hay retención de líquidos en el cuerpo. Lo que conduce a la aparición de edema y aumento de peso. Los medicamentos diuréticos incluyen, por ejemplo, veroshpiron, furosemida, diacarb y otros.

En el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, también se usan otras clases de medicamentos (excepto los glucósidos cardíacos y los diuréticos). En la medicina moderna, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina se usan ampliamente en el tratamiento de manifestaciones de insuficiencia cardíaca. Estos incluyen, por ejemplo, berlipril, enalapril, lisinopril. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina contribuyen a la expansión de las arterias, a la restauración de la funcionalidad de las paredes de los vasos (el revestimiento interno en primer lugar), lo que naturalmente conduce a la promoción del trabajo del corazón asociado con el empuje de la sangre a través de los vasos. Estos medicamentos generalmente se prescriben para cada paciente con insuficiencia cardíaca. Para algunos pacientes, los cardiólogos recetan bloqueadores beta, que ayudan a reducir la tasa de contracción del músculo cardíaco. Por lo tanto, la privación de oxígeno del miocardio disminuye y la presión disminuye. Los betabloqueantes incluyen carvedilol, metoprolol, concor y otras drogas. Muchas otras clases de medicamentos a menudo se usan en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

El paciente desempeña un papel importante en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Está obligado a seguir todas las recomendaciones de un especialista (y generalmente hay muchas de estas recomendaciones). El cardiólogo, en primer lugar, prescribe una dieta determinada al paciente. Se recomienda una dieta que no incluya cantidades excesivas de líquido y sal de mesa. En segundo lugar, el cardiólogo generalmente aconseja a los pacientes sobre lo siguiente: actividad física moderada (que a menudo es supervisada por un especialista), así como garantizar un ambiente tranquilo tanto en el trabajo como en el hogar. Desde el punto de vista del tratamiento directo que se prescribe a un paciente con insuficiencia cardíaca, entonces debe dirigirse principalmente al tratamiento de la enfermedad subyacente que condujo al desarrollo de insuficiencia cardíaca. Puede ser enfermedad coronaria, infarto de miocardio, enfermedad cardíaca valvular, hipertensión arterial o alguna otra enfermedad. Las medidas preventivas son importantes en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

La prevención de la insuficiencia cardíaca es la mejor medicina para ello. Este es un hecho indiscutible. Como se muestra arriba, este síndrome se desarrolla en el contexto de otras enfermedades del sistema cardiovascular, como una complicación. En este sentido, la prevención de enfermedades cardiovasculares es de gran importancia en la prevención de la insuficiencia cardíaca. Incluye visitas regulares a un cardiólogo, tratamiento oportuno y racional de la hipertensión arterial, evitando el estrés innecesario en el corazón. En cuanto a lo último, es muy importante mantener el peso corporal a un nivel normal; después de todo, su aumento conduce a un aumento directo de la carga sobre el corazón. Desafortunadamente, las personas solo comienzan a pensar en ello cuando la falta de aliento comienza a molestarlos seriamente. Probablemente, todos han escuchado más de una vez sobre la importancia de un estilo de vida saludable: abandonar los malos hábitos, una alimentación saludable, un estilo de vida activo, etc. Pero ¿cuántas personas perciben esa información racionalmente? Pero un estilo de vida saludable es la prevención de absolutamente todas las enfermedades y la garantía de salud durante muchos años.

Limitar la ingesta de sal para prevenir la insuficiencia cardíaca es un paso importante. Es la sal de mesa común que carga el corazón y los vasos sanguíneos, si su cantidad se define como un exceso. La opción más correcta en términos de prevención de enfermedades cardiovasculares y, como complicaciones, la insuficiencia cardíaca es limitar la ingesta de sal. Vale la pena acostumbrarse a comer alimentos ligeramente salados. En general, no es necesario renunciar a la sal, aunque existen esas personas.Limitar la ingesta de sal es mucho más fácil que mantener una dieta estricta cuando la insuficiencia cardíaca ya se ha desarrollado.

El café y el té son enemigos del sistema cardiovascular. La estresaron bastante fuerte. Por supuesto, estamos hablando del consumo excesivo de café y té. Por supuesto, una taza de café durante el desayuno y tres tazas de té durante el resto del día no solo son saludables, sino beneficiosas. Sin embargo, beber café taza tras taza y por lo tanto combatir la fatiga es dañino. En este sentido, es necesario considerar cuidadosamente si vale la pena beber la cuarta o quinta (incluso tercera) taza de café mientras está sentado en la computadora por la noche (y en cualquier otro momento).

Las bebidas alcohólicas son la clave para el desarrollo de insuficiencia cardíaca. Los amantes de este tipo de bebidas pueden discutir y argumentar a los científicos franceses. Estos científicos han demostrado que el vino tinto tiene un buen efecto en el corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, uno no debe engañarse sobre esto. En primer lugar, los científicos han demostrado el efecto beneficioso del vino natural de uva seca, y no todas las otras bebidas alcohólicas. En segundo lugar, los científicos franceses hablaron de pequeñas dosis diarias y no de fiestas rusas. Incluso tales enmiendas no se pueden hacer sobre fumar, ya que es dañino en cualquier caso.

La actividad física también pone estrés en el corazón. Por ejemplo, una persona sedentaria que pasa hora tras hora frente a la computadora. Sin embargo, tiene algo que objetar. En primer lugar, hay cargas que son beneficiosas para el corazón (la actividad física es tal), y hay otras que tienen un efecto perjudicial (abuso de alcohol, fumar, etc.). Debe saber que, por así decirlo, el trabajo cardíaco "inactivo" tampoco conducirá a nada bueno. Mientras que la actividad física ayuda a fortalecer el miocardio, el músculo cardíaco. Por lo tanto, la actividad física en el cuerpo es útil, son una excelente prevención del infarto de miocardio y, por supuesto, la insuficiencia cardíaca también.

Ver el vídeo: Insuficiência Cardíaca Congestiva- ICC (Noviembre 2020).